Article

“Estamos viviendo un Plan Cóndor mediático y judicial”

El filósofo y comunicador mejicano, Fernando Buen Abad, opinó sobre la realidad que atraviesa Brasil y cómo repercuten en la región esos acontecimientos. La detención del ex-presidente Lula da Silva, el intento de proscripción y la violencia política llevada a las calles.

La entrevista tuvo lugar en el programa radial Cambio de Frente (Jueves 20 Hs. FM Fribuay 90.7) y allí Buen Abad analizó en términos globales esta nueva avanzada de los neo liberalismos y movimientos anti populares en Latinoamérica.

-¿Qué análisis hace de los sucedido en Brasil en las últimas horas?

Estamos en presencia de un atropello de una envergadura histórica fenomenal. Hemos visto una decisión fundada en la nada misma, para criminalizar a un líder social como acostumbran en general los medios de comunicación oligarcas de la región; hemos visto a un aparto judicial al servicio de interese absolutamente turbios, legalizando un atropello a la voluntad democrática, a la voluntad popular. Y sobre todo hemos visto un antecedente nefasto para la región.

-¿Estamos ante un golpe dentro del golpe?

Estamos viendo que se consolida un modelo de agresión a la democracia misma. Estamos viendo como una presidencia golpista como la de Temmer que ya con Dilma Rousseff ha protagonizado un episodio de escándalo a nivel histórico.
Esto que pasó en Brasil, no solamente significa un declive escandaloso de la jerarquía judicial y jurídica de un país, de su carácter constitucional y de su propia lógica como estado, sino también una provocación en la que se han dejado extorsionar por las Fuerzas Armadas que han intervenido de manera alevosa, amenazando a la propia estructura jurídica del país, en el sentido de que si Lula no iba preso ellos iban a intervenir de todas maneras.

-Limitándonos a Brasil y a la realidad nacional, ¿Quiénes están detrás de esta operación?

Esto es la terquedad de un puñado de una oligarquía que parece dispuesta a jugar las peores cartas de la historia para imponer su capricho. Es una mafia de terratenientes, de mafiosos inmobiliarios y de un sector militar que están empeñados en eso, en imponerle su capricho a todo un pueblo y a toda una historia, no sólo de Brasil sino también de toda América Latina.

-¿Hay algo que pueda ser positivo para las mayorías populares en un proceso como el que está teniendo lugar?

Lo único que genera esperanza es que la movilización social empezara a poseer una expresión de civilidad y de llamado a la política. Que no solo los partidos políticos sino también los movimientos sociales más grandes de Brasil encontraran un punto de unidad, porque por cierto hace falta un acuerdo de unidad en Brasil ahora mismo, para que en términos de una táctica de frente único se pudiera enfrentar por vía pacífica, una vía racional que obligara a esta oligarquía a frenar sus afanes violentos.
Yo tengo la esperanza de que si se llamara a una unidad de las fuerzas políticas más avanzadas, las que piensan en la democracia de Brasil seguramente puede significar una vía de salida que sea lo mejor para ese pueblo y no una vía violenta.

-¿Algún organismo internacional podría intervenir en este conflicto?

Debería haber un llamado urgente de Mercosur para discutir está situación. Ahora mismo no sé qué organismo internacional seria bastión moral suficiente para discutir esto.

-¿Qué rol juegan los medios de comunicación? ¿Fue un error de los gobiernos populares no haber construido una contra hegemonía que disputara la construcción de sentido?

La de los medios es una agenda obligatoria para. Porque el Plan Cóndor no si diluyó, hoy se ha reactivado en términos de un plan Cóndor mediático. Esta operación que hoy se ve en Brasil, no sería lo que es si no se viera desplegada toda la ofensiva del grupo O Globo; no sería lo que es sino tuviese la cobertura mediática de la alianza de medios de comunicación oligarcas de toda la región. Por ejemplo Televisa está repitiendo así como loro, milimétricamente todo lo que O Globo le manda, incluyendo al grupo Clarín y al grupo Prisa de España, al Mercurio de Chile, etc. Hay una operación regional que representa para nosotros una gran debilidad en materia comunicacional. En el corto plazo el desafío es grande si somos capaces de proponernos una alianza comunicacional de la región, en la que seamos capaces de ofrecer una respuesta clara y contundente frente a toda esta desfachatez que es: La inducción del miedo como estrategia semántica, sistemática contra los pueblos y luego esta descontrola perversión que es el linchamiento mediático de cuanto líder social hay en todos los frentes, no importa si es un líder político como Lula da Silva, o si es un líder científico o del campo de las artes, todo aquello que represente o suene a reivindicación popular está siendo atacado demencialmente por estos medios. Y eso es una debilidad nuestra también y en eso la autocrítica además de ser profunda y sincera debe ser muy proactiva para tener capacidad de reacción.
Hoy por hoy desde Río Bravo hasta la Patagonia, no se ve claro que en la agenda política de los frentes sociales el problema comunicacional sea una agenda de prioridad.

 

248 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail